ORIGEN E HISTORIA DE  PUEBLO ANDINO

LABOR Y EXPULSIÓN DE LOS JESUITAS


  El Establecimiento de los Jesuitas, congregación religiosa fundada por Juan Ignacio de Loyola, cuya finalidad además del perfeccionamiento de sus miembros, fue la acción apostólica.

  Siempre han sido muy combativos y así como les ha sucedido anteriormente en Portugal, Suiza, España, Francia, etc., también han sido expulsados de nuestras tierras.

  Instalados en América, habían alcanzado un poder financiero, económico y espiritual realmente extraordinario; lo que inmediatamente intranquilizó al Rey Carlos III (por ese entonces dueño de la monarquía española) por el elevado desarrollo de la hermandad.

  Los bienes de los Jesuitas en América hacia el año 1767 (año que se los expulsa del continente), eran enormes; parte pertenecía a la estancia "San Miguel del Carcarañal" situada en la zona donde se elevó posteriormente el Pueblo de Andino.

  Los Jesuitas organizaron la Estancia San Miguel, pusieron en ejecución un sistema de trabajo que generó altas rentabilidades, dándoles poder económico y fortaleciendo su política. Permanentemente llevaron adelante la difusión de la Fe Cristiana, su obra civilizadora es de una magnitud increíble.

  Citando al Historiador Diego Barrios Arana "Historia de América" extraemos un material que nos pinta sintéticamente las cualidades de estos evangelizadores:

"Los Misioneros desplegaron ordinariamente en el ejercicio de su ministerio y virtudes. Se internaban en las selvas, estudiaban el idioma y las costumbres de los salvajes y soportaban las mayores penalidades. Muchos de ellos sufrieron el martirio. A ellos se debió el haber suavizado algunas tribus de indios feroces y de haber suministrado importantísimas noticias acerca de las lenguas y costumbres de los salvajes. Son ellos los autores de las gramáticas y vocabularios de las lenguas americanas y de una magnitud de libros históricos".

  La expulsión no se da específicamente por cuestiones de Fe, sino por políticas. Carlos III desconfiaba del poderío material de los jesuitas y consideró que intentaban transformarse de alguna manera en gobierno.

  Aquellos situados en la zona del Carcarañal fueron expulsados el 27 de febrero de   1767 con un Decreto firmado por Carlos III, recibiendo el Gobernador de Buenos Aires Don Francisco Pacela Bucarelli y Ursua el Conde de Ranza el texto, que en una de sus partes explicaba:

"... he venido en mandar se extrañen de todos mis dominios de España e Indias, Islas Filipinas y demás adyacentes a los Religiosos de la Compañía de Jesús, así sacerdotes como Coadjutores o legos que hayan hecho la primera profesión y a los novicios que quieran seguirles y que se ocupen todas las temporalidades de la compañía en mis dominios..."

  Los de la Estancia San Miguel del Carcarañal fueron embarcados el 30 de octubre de 1768 en la fragata "San Fernando" hacia España. Así frente a donde posteriormente se fundaría Andino, separado por el río, quedó la Estancia y la Capilla con sólo algunos habitantes civiles asentados en las cercanías.

  Luego se constituyó por Real Cédula la Junta Municipal de Temporalidades de Santa Fe, haciéndose cargo de la administración y posterior venta de los bienes de propiedad de los religiosos expulsados.

LA ESTANCIA (1769-1780)

RUINAS DE LA ESTANCIA SAN MIGUEL DEL CARCARAÑAL

  El presidente de la Sociedad de Historia de Rosario ha escrito que: el casco de la Estancia y la Capilla se encontraban al sur del río Carcarañá, dentro del actual departamento San Lorenzo, y río por medio, al sudoeste de Pueblo Andino.

  Con mayor justeza su asentamiento era en las inmediaciones del puente carretero (que fue clausurado en 1952) que servía de circulación entre las localidades de Andino y Aldao, lugar del que hace mas de cincuenta años desapareció toda clase de ruinas.

  Esta afirmación del ensayista es cierta puesto que se ha investigado sobre las superficies en que se ubicaban la Estancia y la Iglesia y no se encuentran ruinas de naturaleza alguna. Si se ha podido comprobar fehacientemente la existencia de trozos de ladrillos esparcidos en una gran extensión, los que han soportado pasajes de arados, consecuentemente solo se encuentran fragmentos. Todo esto demuestra que en el lugar se han efectuado diversos cultivos.

  En los archivos del Convento San Carlos de la ciudad de San Lorenzo se encuentran muestras de un plano que se reprodujo el 5 de febrero de 1956 en el diario "Rosario" en el que se señala el sitio donde estaba ubicada la estancia y la iglesia de San Miguel del Carcarañal. Un historiador; W. C. Mikielievich escribió:

"sobre el lado oriental del camino, frente al sitio descripto, en una chacra explotada por el colono Bartolomé Bonifetto, existen pequeñas quebradas inmediatas al río, que en ese sector forma codo cerrado. Allí se encuentra un manantial de excelente agua potable y que, probablemente, determinó la elección del lugar para empezar el establecimiento. Un poco mas al este del manantial, la erosión había dejado en descubierto el revestimiento de un osario, construido en forma cuadrada con ladrillos de grandes dimensiones, donde todavía podía verse huesos humanos en apreciable cantidad. Esto era todo lo que en 1955 restaba de la enorme Estancia instalada en jurisdicción del "Pago de los Arroyos" por los fundadores del imperio jesuítico... Así puede afirmarse que la Estancia establece la raíz histórica de Pueblo Andino.

  Debe recordarse que cuando se dio la expulsión de los Jesuitas de América estuvieron comprendidos los radicados en la zona de Andino; y posteriormente todos los bienes de los religiosos incluidas las tierras fueron rematadas, que las compró Manuel Días de Andino; un descendiente suyo levanta a fin de siglo la localidad de Andino; la que está incluida en los primeros centros poblacionales de Santa Fe, después de la caída del gobierno de la Federación y de la sanción de la Constitución Nacional.

LA ESTANCIA (1779-1780)

  Posteriormente a la expulsión de los Jesuitas de la Estancia, transcurrido aproximadamente un año; siendo Alcalde de Santa Fe Domingo Maciel, realiza un avalúo de bienes existentes.

  El historiador Cervera afirma que "Capilla, muebles, libros y ranchería" fueron tasados en 4130 pesos; 83 esclavos en 12825 pesos; vacunos 4615 pesos, yeguas 7190 pesos; burros 190 pesos; ovejas 1593 pesos; potros y potrancas 580 pesos; caballos 709 pesos; 47 km. por parte norte estimado en 20890 pesos.

  Según manifiestos documentales de Teófilo Pinillos "En la Estancia San Miguel del Carcarañal vivían tres padres jesuitas; el Padre J. I. Umeres de aproximadamente 44 años edad e hipotéticamente el superior de la casa, nativo de Santa Fe; Isidoro de Rojas de 32 años de edad, paraguayo y Joseph de Rivarola, un anciano de 72 años, también nativo de Santa Fe..."

  A posteriori de la expulsión de los religiosos por Real Cédula se había constituido la Junta Municipal de Temporalidades de Santa Fe, administrando y vendiendo todos los bienes que habían sido pertenencia de los religiosos.

  Siguiendo con toda la tramitación administrativa, en el año 1775 la Estancia fue amojonada por Pedro Mihura, juez comisionado; y el agrimensor Pedro Manuel de Arismendi "Que en la barranca del Arroyo Salinas (hoy Ludueña) clavaron un mojón que tenía la misma marca de la Estancia para que sirviera de límite y empezar a medir desde los 33 km. de fondo que corresponden a esas tierras". La señal con el tiempo tomó el nombre de "Mojón del Rey".

  Totalmente abandonada la Estancia San Miguel del Carcarañal, en remate junto a otras tierras lindantes realiza sus compras Manuel Díaz de Andino; quedando como capellán religioso Pedro Pascual Palacio a cargo de la atención de la iglesia, perteneciendo a la orden de los Mercedarios.

  Con el tiempo Juan Díaz de Andino compra a la junta Provincial de Temporalidades el casco de la antigua estancia de la cual no quedan rastros, tomando posesión de la iglesia un Franciscano, el padre Juan Fray Matud. Este se encuentra en la iglesia con el religioso Pascual Palacios, habiendo sido capellán del templo todo el tiempo que la estancia estuvo a cargo de Manuel Díaz de Andino.

  El historiador Manuel Cervera asevera que la casa y oratorio de la Estancia San Miguel fue solicitada por el padre Juan Matud para fundar un colegio. Mas de 10 años el padre Matud gestionó y luchó por el establecimiento de un colegio de propaganda Fide y misioneros Franciscanos.

  El monarca español recién en 1775 accede al pedido. El misionero apostólico el 1º de enero de 1780 puede ver consagrado su empeño, tomando oficialmente posesión de la casa y Capilla de la Estancia San Miguel del Carcarañal.

  El padre Matud se dedicó para que la antigua Estancia se convirtiera en un colegio de enseñanza religiosa. Al padre Francisco de Altolaguirre le correspondió habitar el colegio San Miguel, en la zona de Andino, pues había sido nominado guardián del colegio.

  El 6 de mazo de 1796 se determina el traslado a su nuevo y definitivo establecimiento, en la actual ciudad de San Lorenzo.

  Félix Aldao donó las propiedades sobre las que se edificó la nueva residencia de la Estancia y Capilla San Miguel del Carcarañal, a la que llamó "Convento San Carlos", perteneciente a los religiosos de la orden franciscana.

LOS DIEZ DE ANDINO

  En el desarrollo del origen e historia de Andino se ha hecho mención a distintas situaciones y personas que fueron actores fundamentales en la construcción del pueblo, entre ellos la familia ANDINO, por eso creímos necesario hacer una síntesis de como llegaron a América, posteriormente a nuestra zona, como evolucionan económica y políticamente y se insertan plenamente en la sociedad de Santa Fe.

  En 1658 Don JUAN DIEZ DE ANDINO es nombrado Sargento Mayor por el rey, el 28 de octubre de 1659 ese andaluz, nacido en Medina de Pomar es designado gobernador de Paraguay, se desempeña en el cargo entre 1662 y 1671, luego se lo nombra gobernador interino de Tucumán, ente 1678 y 1679; para retomar el gobierno de Paraguay en ese mismo año, ocupando el puesto hasta su muerte en 1684. Era soltero y trajo con el dos sobrinos: JUAN ALONSO GONZALES DE GUZMAN y MIGUEL DIEZ DE ANDINO, además tuvo un hijo ilegítimo, también llamado Miguel, don JUAN en su testamento había designado heredero a JUAN ALONSO, situación que posteriormente modificó a favor de MIGUEL DIEZ DE ANDINO.

  Don JUAN además de gobernante estaba muy vinculado en la producción y tráfico de yerba, y Santa Fe en el siglo XVII era el principal centro de redistribución yerbatero, lo que hacía que Don Juan llegara hasta allí con sus barcas cargadas de yerba, obteniendo de los fletes ganancias muy importantes lo que sumando a su posición incrementará sensiblemente las condiciones para que en la generación futura se produzca una notable ampliación de recursos.

  Así Don Miguel se establece en Santa Fe y debido a su familia y creciente fortuna toma contacto con las principales familias santafesinas casándose con Doña Petrona Alvarez de la Vega, de linaje, le sirvió de aceptación formal en la sociedad santafesina, murió en 1718 y de su matrimonio quedaron cinco hijos: Ana, Diego, BARTOLOME, Josepha e Ignacia.

  BARTOLOME DIEZ DE ANDINO se casa con Doña Juana Maciel de acaudalado capital y hermana de Joaquín Maciel, teniente gobernador de Santa Fe y responsable de las temporalidades entre 1776 y 1781.

  En el año 1763 muere Bartolomé y su hijo MANUEL IGNACIO DIEZ DE ANDINO, único heredero, que se encontraba estudiando en Córdoba, regresa para hacerse cargo de los bienes y negocios, en 1768 se casa con Doña María Josepha Fernández Therar, integrante de una encumbrada familia santafesina con la que tuvieron once hijos. En 1776 compra en subasta pública la ESTANCIA SAN MIGUEL DEL CARCARAÑAL.

  Uno de ellos JUAN JOSÉ DIEZ DE ANDINO hizo construir el dique y mas tarde adquiere la fábrica de papel, que significó la formación del pueblo, tuvo un profundo sentimiento democrático y una reafirmación de su origen bien criollo, se saco el "DIEZ DE" y se dejó solamente ANDINO, mucho mas de acuerdo con la prosapia nacional, pues tenía ya muchas generaciones argentinas, desligándose completamente de la hispanidad.

  IGNACIO, RICARDO Y CLAUDIO ANDINO eran hijos de Juan José.

  RICARDO es quien solicita la aprobación de la traza del pueblo, consecuentemente fundador del mismo, y conjuntamente con IGNACIO erigieron la Iglesia San Juan Bautista.

  CLAUDIO, contribuyó al delineamiento y reconocimiento del distrito.